Si la American Express Centurion es famosa porque solo existen 17.000 en el mundo —algunos de sus clientes son Bill Gates, Brad Pitt o Amancio Ortega—, las tarjetas vip de franquicias de restaurantes de comida rápida como McDonald’s, Burger King o Nandos son aún más deseadas. No solo porque permiten consumir todo el año comida gratis y porque muy pocas personas las tienen, sino, sobre todo, por el misterio que las rodea. Para ver una guia de franquicias visitar http://www.gaf-guidefranquicias.com/.

“¿Ha oído hablar de la tarjeta High Five? ¿De verdad esta tarjeta ofrece como por arte de magia nuestros productos gratis por todo un año? ¿Está seguro de que realmente existe? O es, como los unicornios, una mera leyenda”, reza en una de las pestañas de la página web de Nandos, la famosa cadena de pollo de origen sudafricano que conquistó el estómago de los ingleses. Ellos más que ningún otro restaurante en el mundo saben los efectos positivos de las leyendas y los misterios, por eso no desmienten su existencia y tampoco la reconocen. Es más, se dice que nadie que haya solicitado la tarjeta la ha recibido. Es tan exclusiva que solo la tienen celebridades adictas a su peri-peri chicken, que además prometen nunca hablar de ella.

Sin embargo, hay algunos que han pasado por alto esta regla e incluso se han fotografiado con la deseada tarjeta. Uno de ellos es Ed Sheeran. El cantante británico, que incluso le dedicó una canción a la franquicia, es uno de los afortunados poseedores de la también conocida como Black Card. El presentador británico Vernon Kay también tuvo una, aunque recientemente confesó que se la habían quitado por haberle comprado pollo a gente extraña. Se dice que David Beckham o Jay-Z son otras de las afortunadas celebrities. Aunque ellos, a diferencia de Sheeran, no han roto el código de confidencialidad. “Nunca la he visto. Tampoco sé de las reglas, pero lo que es seguro es que quiero una”, aseguró Robbie Brozin, director ejecutivo de Nandos, a The Financial Times.Ed Sheeran muestra su tarjeta VIP de Nandos

Bill Gates, otro afortunado

Otra cadena de comida rápida que ha decidido hacer sentir aún más especiales a sus clientes vip es McDonald’s. Hace apenas un mes, el actor Rob Lowe lanzaba la bomba en el programa de televisión de Jimmy Kimmel. La cadena de hamburguesas más grande del mundo creó la tarjeta oro. Esta, según contó, le permite comer lo que quiera en el restaurante, aunque solo en el área de Santa Bárbara (California). Él ha confesado que la obtuvo gracias a que un amigo de su padre fue el inventor del McMuffin. Como era de esperar, tras la revelación cientos de clientes empezaron a pedir las suyas. Sin embargo, no es cuestión de cuánto dinero se derroche comprando en sus locales, es cuestión de ser vip.

Según el portal Business Insider, fue David Peterson, uno de los grandes franquiciados de la compañía, quien se la dio a Lowe y es él quien ejerce el poder de dar las tarjetas oro, con las que el receptor puede comprar todo lo que le apetezca pero únicamente en los McDonald’s que Peterson posee y opera. Quizá sea por eso que el millonario empresario Warren Buffett, otro de los que disfrutan el privilegio, solo pueda consumir en Omaha (Nebraska). Aunque en realidad es Bill Gates, el más afortunado. Según Buffett, el informático y uno de los hombres más ricos del mundo “puede comer en cualquier McDonald’s del mundo”, confesó al diario británico The Guardian.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *