mayo 9, 2021

Diario Digital Bariloche

Noticias Digitales 3.0

La Pesca con Mosca en Bariloche: «Es Recreativo y Deportivo»

7 minutos de lectura

Alex Trochine, guía de pesca con mosca en Bariloche, habló sobre la actividad:

“La pesca en sí es algo recreativo, pero combinado con otras cosas, y también el gesto técnico y el lanzamiento, lo vuelven algo deportivo”, explicó. “Tenés que estar en estado físico.»

«Depende de lo que buscás. Si te gusta explorar ríos o ir a lugares a los que no vaya tanta gente, hay que caminar, cruzar alguna montaña, vadear ríos.

Hay días que he llegado a caminar 30 kilómetros para llegar a los lugares donde quería ir”.

“Además de eso, el gesto técnico requiere mucha práctica”, señaló. “Es como el swing de golf o de tenis. Necesitás pulir la técnica para lanzar más lejos y tener una mejor presentación”, describió.

En cuanto a la situación con la cuarentena, dijo que llegó en plena temporada. “La temporada generalmente empieza el 1° de noviembre y termina a finales de abril, en la mayoría de los ambientes.

En el Limay, que es uno de los ríos más importantes de la Patagonia, un mes después, el 1° de junio”.

“La pandemia nos agarró en el mejor momento de la temporada, cuando todos quieren venir a Bariloche a pescar las truchas migratorias del Limay”.

Además explicó que cada lago tiene su reglamento, según sus características y la biología. “Hay lugares que los peces suben antes para desovar, y tratamos de no molestarlos cuando desovan.

Otros están abiertos todo el año, como el lago Moreno, para que los guías puedan trabajar y mantenerse activos durante el invierno también”.

Entre sus expediciones, mencionó las que realizó en el norte de Bolivia, en los ríos que nacen en las yungas.

“Hay unos parques nacionales muy grandes que tienen ríos a los que no van pescadores y para acceder tenés que cargarte la mochila con mucha comida, y obviamente contratar un baqueano, que son los únicos que conocen los senderos.

Son caminatas hasta de seis días, llegás al río y construís una balsa de madera, y ahí empezás a flotar los ríos, río abajo, pescando y acampando.

Y después salís por tierra, caminando unos 30 o 40 kilómetros para llegar a la ruta más cercana, que es donde te pueden ir a buscar.

La vuelta dura 15 días, el día 6 llegás al río. Y es increíble, ves de todo. Vida salvaje, monos, tapires, pecaríes, y peces a morir”.

Entre las especies de peces más grandes, “hay uno en Bolivia que le dicen moturo, hay muchos en los ríos de montaña, llegan hasta 100 kilos, y es normal verlo entre 30 y 50 kilos”.

Y en Bariloche, “lo más grande de la zona son los salmones king. Nacen en el río, van al mar a alimentarse 3 o 4 años y después vuelven a desovar a donde nacieron”.

Te acercás mucho a la naturaleza. No es solo el hecho de tratar de sacar un pez, sino también conocer mucho su comportamiento. Y apreciás todo lo que lo rodea”.

Como guías, “tratamos de proteger los ambientes donde practicamos el deporte, y generar el menor impacto en todo el ambiente.

En campos, lugares protegidos, parque nacionales”. Destacó que hay más de 300 guías, entre los que están activos entre 30 y 40, y resaltó la importancia de la actividad en la ciudad.

“La gente de la Universidad del Comahue hizo un estudio reciente, y parece que es la segunda o la tercera actividad de Bariloche”.

“No es solo el hecho de ir a buscar un pez, se puede caminar o ir en bici y se puede combinar con muchos deportes”, valoró.

El Equipo de la Pesca con Mosca en la Patagonia

La Patagonia Argentina es mundialmente famosa por su excelente pesca de trucha y salmón, que atrae tanto a los amantes de la pesca como a los principiantes de todo el mundo a paisajes como Río Negro donde florece la pesca con mosca en Bariloche.

Lo primero que debe descubrir todo aquel que decida pescar con mosca es qué equipo utilizar.

A continuación, daré una descripción general simple del equipo básico que todo nuevo pescador con mosca debe traer consigo.

Las cañas

Este es, por supuesto, el instrumento más básico y característico de la pesca con mosca. No hay pescador sin caña. Las cañas están disponibles en diferentes «pesos», desde el número 2 para los peces más pequeños hasta el número 14 para la pesca del pez espada.

Para quienes se dedican a la pesca de truchas en la Patagonia, el equipo recomendado es una caña número 5.

Cuanto más ligera sea la caña, más divertida será la pelea. Puede ser un 6 si el viento es fuerte en los lugares de pesca, ya que el mayor peso de la línea ayuda a los jugadores.

La longitud estándar es de 9 pies y se divide en cuatro partes. Las hojas suelen estar marcadas con un número y una longitud cerca del mango.

El Reel

Este es el complemento de la barra y tiene exactamente el mismo peso que la misma. Debe asegurarse de que la caña y el rollo tengan el mismo número para garantizar una relación equilibrada en la combinación.

Tiene dos propósitos:

Primero, se usa para mantener la línea. En segundo lugar, en combate, el freno ayuda a pescar los peces en tierra.

Es importante que el freno se active y se deslice suavemente como si estuviera activado. Si sacudes al pez, el freno probablemente se romperá y perderá su presa.

El soporte y la línea

El soporte es una línea que suele estar hecha de dacrón, que sirve como lugar para la línea, y en los casos en que el pez logra quitar toda la línea del carrete, agrega su longitud a la pelea.

El estándar es una espalda de 9 kg y está reservado para 15 kg o más para peces grandes.

La línea es una pieza clave en la que no se puede sacrificar la calidad. Están numerados exactamente como la caña y el carrete y siempre debe asegurarse de que la caña, el carrete y las líneas tengan el mismo peso o número.

Dicen que esa es la clave porque los lanzamientos son correctos y precisos.

En la pesca con mosca, sin cebo ni plomo como en la pesca convencional, es el hilo el que da el peso que dobla la caña para que sea catapultada hacia adelante.

Leader

Es una línea de nailon, generalmente de 9 pies de largo, de forma cónica. Esto se debe a que es más grueso donde se encuentra con la línea que al final.

Esto es importante para que la energía de la línea se transfiera a lo largo del conductor y «gire» la mosca en el bucle con el que la mosca tiene que llegar al agua.

Están disponibles en tamaños de 0X a 8X, siendo 0X el más grueso y resistente. Los tamaños más comunes para la pesca de truchas son 3X y 4X.

La trucha es un pez que vive en aguas cristalinas y caza a la vista. Esto hace que sea muy importante que el conductor sea lo más delgado y transparente posible para evitar ver la mosca adherida.

El Tippet

El «Tippet» es realmente la punta de la guía. Esto no es una adición, es parte de la guía y toma de dos a tres pies desde la parte superior.

Como esta es la parte que más se desgasta por roturas, roces contra piedras y cortes por cambios de mosca, debe reemplazarse con una longitud de reemplazo adecuada.

Vienen en pequeños rollos dispensadores del mismo tamaño que las guías.

Las moscas

Esto es lo que da nombre al arte de la pesca con mosca. Tres categorías básicas son moscas secas, ninfas y streamers:

Moscas secas: Son imitaciones de insectos que se capturan arrojándolas frente al posible lugar de los peces y dejándolas deslizarse hasta alcanzarlas.

Vienen en una variedad de tamaños, pero los más comunes son 12, 14 y 16 para «Elk Hair Caddis» y «Parachute Adams» y 10, 12 y 14 para «Stimulator», que son las moscas que no pueden faltar.

Son más pequeños, cuanto mayor es el número. Para todos los tipos de moscas, el tamaño más común es el mediano y asegúrese de duplicar o triplicar la cantidad de los otros tamaños.

Ninfas: Son imitaciones de moscas en estado larvario cuando aún están vivas bajo el agua. De hecho, son los que más consumen los peces.

A diferencia de las moscas secas, se hunden por su propio peso y flotan sumergidas, cerca del fondo, pero sin tocarlo. Los tamaños recomendados son 12, 14, 16 y 18, siendo los más comunes el 14 y el 16.

Streamers: Las serpentinas son imitaciones de pequeños peces y crustáceos.

A diferencia de las moscas secas y las ninfas, los arroyos no se mueven a la deriva, sino que se pescan activamente, como los cebos convencionales. Los tamaños normales son 8 y 10.

El espíritu de la pesca con mosca acompaña al respeto por la naturaleza.

El buen pescador tiene la práctica de tratar a los peces con el máximo cuidado y devolverlos inmediatamente al agua para que sigan creciendo, reproduciéndose y nos den el gusto de compartir el agua con ellos durante mucho tiempo.

Evite tocar las branquias al manipular al pez y alise el borde opuesto de los anzuelos para facilitar la extracción y minimizar el daño.

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.