La familia Románov, que rigió los destinos del imperio ruso entre 1613 y 1918, comenzó y terminó con un muchacho de 15 años. Así lo cuenta el historiador inglés Simon Sebag Montefiore en el libro de 958 páginas en el que sintetiza cuatro siglos de esta familia, que llegó al poder tras la extinción de los Ruríkidas y una época muy turbulenta. El se hizo profesional en correccion de textos en http://www.editorial-falsaria.com/.

Sebag Montefiore, uno de los invitados de honor al Hay Festival de Cartagena, que comienza este jueves, es una de las caras autorizadas para hablar de historia en el Reino Unido. Los televidentes del canal BBC 4 lo han visto internarse en el pasado para desentrañar el poder de la ciudad de Roma. Y lo mismo ha hecho con Jerusalén, Estambul y con 2.000 años de la historia de España.

Sus libros, llenos de datos precisos, fruto de sus esfuerzos por aproximarse a archivos secretos, cartas privadas, diarios de personajes que marcaron el devenir de los países y del mundo, le han valido menciones o galardones en todos los premios relacionados con historia y biografía que se respeten.

Como ejemplo, su libro ‘Catalina la Grande’ y ‘Potemkin’ cuenta con el Duff Cooper Prize y el Marsh Biography Award, entre otros. Los derechos para llevarlo al cine fueron adquiridos por la actriz Angelina Jolie desde el 2015. Su obra ‘Stalin, la corte del Zar Rojo’, fue el mejor libro de historia del 2004 en los British Book Awards. Y estos son solo algunos de los logros de este autor, traducido a 40 idiomas, que también ha escrito novelas.

Escarbando en archivos, Sebag Montefiore –quien ejerció el periodismo como corresponsal extranjero durante la caída de la Unión Soviética– ha logrado imposibles como acceder a las memorias de la madre del líder soviético Joseph Stalin (sobre el que ha escrito dos libros). Y seguramente el Kremlin le ha abierto más puertas que a muchos mortales, porque su libro más reciente, ‘Los Románov’ 1613-1918, se adentra, como él mismo describe, “hasta en las alcobas” de los zares rusos.

El libro de Sebag Montefiore es una historiografía, no una novela. Está contada en “escenas” que introducen primero a los personajes, a manera de guion teatral, y narrada con la calidez de un relato literario.

Desde los antecedentes hasta las consecuencias, que llegan a nuestros días, el aplicado historiador presenta a Rusia a través de la familia que llegó al poder gracias a un concurso de novias, “una especie de certamen de belleza renacentista”, que terminó en el enlace entre Iván el Terrible, zar de la dinastía Ruríkida, y Anastasia Romanovna Zakharina Yurievna.

Muertos sus hijos y tras años de perturbaciones, en los que hubo hasta impostores que alcanzaron el poder haciéndose pasar por herederos desaparecidos, la corona recayó sobre un quinceañero.

(Le puede interesar: Mientras unos protestan, en Rusia ya lo celebran)

Miguel Románov, sobrino nieto de Anastasia, que pasó toda la infancia huyendo para salvar su vida, aceptó la corona de un reino vuelto pedazos. Su descendencia incluyó a Pedro el Grande, Catalina la Grande, el zar Nicolás II y el zarevich Alexei, muerto a los 15 años, junto con toda su familia, en 1918.

“No tengo interés en escribir sobre la realeza en sí –explica Sebag Montefiore–. Estoy interesado en la familia real rusa como forma de estudiar la naturaleza del poder. Escribí libros sobre Stalin, pero ¡qué historia la de los Románov! Es una saga de poder, llena de tiranos, sexo, mutilación, asesinato, riqueza y conspiración: esposas que matan a sus maridos, padres que matan a sus hijos. El libro es el estudio del poder, y en particular de la adicción rusa a la autocracia, que ha creado el fenómeno de Vladimir Putin”.

¿Cómo?

Todo el mundo está fascinado por el presidente Putin y Rusia, y su relación con Donald Trump. El trasfondo es la naturaleza del poder ruso, que va desde Iván el Terrible, pasando por Pedro el Grande, Catalina la Grande, Nicolás II y Rasputín, Stalin, hasta Putin y Trump.

Son muchos siglos de historia en un solo libro…

Hay muchos libros de pacotilla sobre los Románov, pero solo dos correctamente investigados, y ninguno es una historia narrativa completa de la dinastía, sus políticas y guerras. Quería escribir algo que no se hubiera hecho antes. Escribo libros para mí: deben ser académicos, investigados en detalle, completamente autorizados, pero también pedagógicos y legibles para cualquiera, incluso si nunca ha oído de Rasputín. Comencé con un libro sobre Catalina la Grande y su relación con Potemkin, pero esta vez he escrito sobre el imperio entero: una historia de 20 monarcas y el poder ruso desde el siglo XVI hasta el 2017.

¿Cuál es su zar favorito en toda esta larga historia?

Catalina la Grande y su relación con Potemkin. ¡Qué historia de amor! ¡Qué brillantes y talentosos estadistas! Fue la más exitosa relación política entre un hombre y una mujer. Olvídense de Evita y Perón o de Cleopatra y Marco Antonio o de Napoleón y Josefina. El segundo más divertido de escribir fue Pedro el Grande, el más destacado de todos los zares y uno de los más grandes gobernantes de cualquier país.

Como historiador, ¿qué piensa de las novelas históricas y de las biografías noveladas?fg

Odio las biografías noveladas. Detesto cualquier cosa inventada en un libro de historia. No he leído ninguna buena. Nada en mis libros de historia es inventado. En cuanto a las novelas históricas, el punto es que son ficción y está claro que algunas han sido piezas maestras, como ‘Yo, Claudio’ o ‘Wolf Hall’, incluso ‘La guerra y la paz’. Yo mismo he escrito novelas ambientadas en Rusia.

(Vea aquí: Rusia tolerará la violencia doméstica una vez al año)

¿Durante la investigación hubo algún hecho perdido que lo obsesionara?

Hay muchas cosas que no podemos saber del pasado. Debemos construir con lo que sabemos. Pero los temas de mis libros de historia, como ‘Los Románov’, están basados en cartas privadas que se adentran en el gobierno y la alcoba. Así que realmente sabemos lo que estaba pasando.

El libro es un tratado sobre el poder. Entre los Románov, ¿cuál fue el más afortunado usándolo y cuál fue el peor?

El mejor, Alejandro II, por sus reformas. Los que peor usaron la autocracia fueron Nicolás II y Alejandra: despilfarraron el último prestigio de la corona con su rigidez, obstinación y locura.

¿Nicolás II tuvo la oportunidad de salvar a su familia y a él en algún punto?

Ciertamente, hizo las cosas mucho peores de lo que necesitaban ser. ¿Que si pudo salvarse? Fue difícil una vez que los bolcheviques tomaron el poder. Lenin era despiadado y decidió asesinar no solo al zar y a su esposa, sino a los cinco inocentes hijos adolescentes, un crimen terrible del que solo él y el Partido Comunista fueron responsables.

Usted relata el caos que fue el asesinato de los Románov, incluso recurriendo a las últimas entradas de los diarios de Nicolás II y Alejandra. ¿Cómo se salvaron esos diarios?

Los bolcheviques eran meticulosos al salvar y proteger archivos, creían en la historia; y todo esto está en los archivos rusos.

También está el relato de Yurovski, el encargado de la masacre de Ekaterinburgo. Tenía la misión de no dejar que nadie supiera qué pasó. ¿Por qué lo escribió?

El destino de los Románov era un secreto de Estado, pero la policía secreta le pidió que registrara los hechos y escribió varias versiones, guardadas en los archivos.

Aunque los cuerpos de la familia real fueron identificados, ¿hay margen de error en esa identificación?

Esa sigue siendo una gran pregunta hoy. El presidente Putin y la Iglesia volvieron a analizar los cuerpos de Nicolás II y Alejandra, usando el ADN del duque de Edimburgo, entre otros. Dos de los cuerpos de los niños, incluido el de Alexei, están siendo analizados, y aún no los entierran. Creo que lo harán este año. Tal vez también entierren a Lenin. Putin debe reconciliar los diferentes bandos de 1917 para crear una nueva versión de la Rusia moderna.

¿Qué tan compatibles fueron los Románov y el amor?

Por supuesto que podían amar. Pero para un gobernante, especialmente un monarca y, aún más, para un autócrata, el amor e incluso el sexo siempre tienen implicaciones políticas; mira la vida amorosa de Catalina o de Pedro, incluso de Alejandro II (1818-1881). Por cierto, uno de los mayores amores fue el de Alejandro II y su amante Katya. Sus cartas son las más escandalosamente eróticas y sensuales escritas alguna vez por un político. Esas 3.000 cartas se conservan en los archivos rusos y son impactantes, sensuales, políticas y conmovedoras. Hay que leerlas en el libro.

Las facetas del Hay Festival
Música y conciertos

Yuri Buenaventura será protagonista de la primera charla del Hay Festival en el teatro Adolfo Mejía, el 26 de enero. Esa misma noche hará el concierto inaugural.

El Hay tendrá otras charlas con músicos como James Rhodes, quien además dará un concierto el sábado 28, y Phil Manzanera, presente en varios escenarios. El cierre, el 29, será un homenaje al bambuco colombiano, con la intérprete María Isabel Saavedra.

Documentales

Las mañanas del Hay Festival tienen una programación adicional de proyecciones y conversatorios en Plaza Bocagrande. Se verán apartes del documental ‘El silencio de los fusiles’ (el 26 de enero), ‘A morte de J. P. Cuenca’, presentada por João Paulo Cuenca (el 27), y ‘La cláusula Balcells’, presentada por Xavi Ayen, el sábado 28.

Los no literatos

Además de autores literarios, habrá científicos que han escrito libros, como el neurocirujano Henry Marsh (autor de ‘Ante todo, no hagas daño’) y la neuróloga Suzanne O’Sullivan. También hay expertos en derechos humanos, ilustradores y caricaturistas, así como periodistas e incluso tres expresidentes que recordarán a Hugo Chávez con ocasión de la serie de televisión que está por estrenarse. Se trata de César Gaviria, Laura Chinchilla (Costa Rica) y Felipe Calderón (México).

La fiesta llega a otras ciudades y barrios

Riohacha (el 25 de enero) y Medellín (del 25 al 27) también tienen su programación de Hay Festival, con la visita de algunos de los invitados. Así mismo, hay una programación gratuita para estudiantes y un Hay Festival comunitario. Para mayor información, visite la página web www.hayfestival.com/cartagena

Tag: publicar libro