El Instituto Europeo del Sueño, en conjunto con médicos pediatras y especialistas del sueño de la Universidad Politécnica de Valencia han desarrollado un nuevo somier para bebés denominado BabyKeeper. La principal función es reducir el riesgo de muerte súbitas en los menores. Además, tiene la capacidad para detectar cuando un bebé tiene fiebre y cambiar de color alertando a las madres. La ergonomía, el exceso de calor, como la rehinalación de dióxido de carbono son las características principales del dispositivo.

Considerada la principal causa de muerte en el primer año de vida, la muerte súbita afecta a varios niños. Cada tres días en España muere un lactante y en Europa mueren 2.400 bebés al año. Un mal “misterioso” del cual no se conocen las causas. Estudios recientes, sin embargo, han detectado factores comunes que ayudan a reducir los riesgos de muerte súbita. El principal es el dióxido de carbono que el niño emana cuando respira, el cual queda “atrapado en el sommier” y por ende el pequeño vuelve a inhalarlo. BabyKeeper está diseñado para que el dióxido de carbono circule y no pueda ser reinhalado.Dormir boca arriba es el principal consejo para evitar la muerte súbita

Los investigadores han detectado, a su vez, que varios factores externos inciden en la calidad de sueño del bebé; una de ellas es el exceso de calor. El colchón BabyKeeper dispone de una estructura que facilita la transpiración, ya que el aire circula por la membrana expulsando el calor sobrante. Esto permite que el bebé pueda descansar boca abajo sin riesgo de muerte súbita. Los colchones normales, no poseen un aislante térmico capaz de eliminar el calor corporal del pequeño, provocando sobrecalentamientos que incluso pueden llevar a un paro cardíaco.

Por si fuera poco, el dispositivo cuenta con una funda cromoactiva que es capaz de identificar cuando el lactante tiene fiebre. A partir de los 37.5°C, el colchón comienza a cambiar de color, alertando a los padres o cuidadores. Sus creadores afirman que la fabricación del BabyKeeper fue 100% pensada en el bebé. Propiciarles un buen descanso es esencial para mejorar su calidad de vida y evitar futuras complicaciones. La firmeza y la ergonomía así como la eliminación de objetos que puedan alterar su sueño, son claves para asegurar un buen descanso.