Si conduces un auto con transmisión automática, sabemos que es muy cómodo y practico a la hora de manejarlo en esta ciudad tan caótica, pero déjame decirte que no todo es color de rosa con la transmisión automática, ya que esta también necesita cuidados porque una reparación en el cuerpo de válvulas, caja de solenoides o la misma transmisión, aun mas cuidado que el que requieren los neumaticos, te puede salir mas que un juego de llantas.

Te recomendamos seguir estos consejos y así evitar que tu transmisión se dañe y se conserve de la mejor manera.

No olvides el freno de mano

No uses la posición de parking (P) como freno de mano. Esta constumbre bastante común es especialmente grave en caminos inclinados o pronunciados. La extensión excesiva que se crea en la caja de cambio, provoca averías prematuras y holgaduras innecesarias. ¿Cómo hacerlo de forma correcta? En primer lugar, pon el freno de mano y, cuando el coche ya repose sobre él, utiliza parking.

Palanca en punto muerto

Como ya habrás comprobado, los coches automáticos no se calan. Aún así en el caso de las cajas tradicionales es recomendable dejar la palanca en N, cuando nos encontremos en paradas de larga duración. El objetivo es salvaguardar la mecánica; las vibraciones que llegan al habitáculo son menores

Freno pisado y parado para mover la palanca

Algunos coches modernos no requieren que estés atento a este consejo, pues sencillamente no te dejaran mover la palanca si no estás detenido. Pero en muchos coches antiguos este error puede provocar problemas graves. El coche automático no está diseñado para cambiar los modos en movimiento, y hacerlos somete al mecanismo a una presión para la que no están preparados. Por eso, recuerda que si has de pasar de P a D, el coche debe estar detenido. Lo mismo si metemos marcha atrás o ponemos posición de parking.

Aceite de la transmisión

Con la misma normalidad que cambias el aceite del motor del coche cada ciertos kilómetros, tienes que acostumbrarte a revisar el aceite de la caja de cambios. Y es que las cajas automáticas están bañadas en fluido lubricante, por ello es necesario revisarlas.

Hay transimisiones que son mas delicadas que otras cómo las DSG de Volkwagen, que tienden a fallar y es por eso que hay que mantenerlas en buen estado y no darles un uso muy rudo ya que la reparación es bastante costosa.

Tambien existen las CVT estas transmisiones llevan un liquido especial diferente al de las transmisiones convencionales, y el cambio es recomendable hacerlo periodicamente ya que tienden a calentarse mas de lo normal, es por eso que si el aciete se encuentra en optimo estado, le dará una mejor temperatura.

Cuidado cuando te remolquen

Nunca sabemos cuándo vamos a tener una avería y vamos a necesitar la ayuda de una grúa. Al igual que en los coches con cajas de cambio manual, la caja de cambios debe estar en punto muerto. Algunos coches poner el punto muerto requiere hacer cambios en el interior de las molduras. Si no sabes cómo poner el punto muerto, debe llevarlo una grúa de plataforma pues si lo arrastra (sin tener el punto muerto) la avería puede ser realmente cara.

Nada de punta-talón

Considerando que un cambio automático trabaja en constante comunicación con el freno, es recomendable no practicar técnicas poco habituales fuera del mundo de la competición, como pisar el acelerador y freno al mismo tiempo o trabar las ruedas con el freno de mano para deslizar el tren posterior (sí, hacer un trompo). Al hacerlo, pueden dañarse los moduladores de vacío del cerebro hidráulico de la caja de cambios.

Estos pasos tan sencillos te permitirán ahorrarte graves averías que en el caso de los coches eléctricos pueden llegar a las cuatro cifras. Recuerda, que el buen mantenimiento y las buenas prácticas siempre son los mejores aliados para tu coche.

Tag: neumatico

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *