La alimentación es un pilar fundamental para adecuar al cuerpo a la forma deseada por cada uno. Cuando el gimnasio comienza a ser una rutina en el día a día, las personas suelen modificar sus hábitos nutritivos. Un buen rigor en la ingesta de determinados alimentos es igual o más importante que la asistencia al gimnasio o la ejecución de ejercicios físicos.Suplementos deportivos, ¿buenos o malos?

Aquella persona que esté interesada en aumentar su volumen muscular debe conocer la importancia que pasan a tener los valores proteicos en su organismo. Con cinco comidas al día, ricas en proteínas, el porcentaje necesario estará bien cubierto. Cabe la posibilidad de aumentar la proporción con ayuda de un suplemento nutricional deportivo. Es el caso de las proteínas en polvo, creatina, proteínas con carbohidratos, aminoácidos, vitaminas, sales minerales, etc. Antes del entrenamiento es fundamental dotar al organismo de hidratos de carbono para, posteriormente, gastarlos durante la ejercitación.

Entre los suplementos deportivos abundan gran variedad de tipos. Si una persona decide comenzar a tomarlos, para potenciar sus entrenamientos y su capacidad muscular, es importante que esté aconsejado por monitores y nutricionistas. Cierto es que la mayoría de médicos son reacios a la ingesta de dichos suplementos dietarios naturales o químicos. Sobre todo, mucho cuidado, con los esteroides o anabólicos esteroideos o esteroides anabólicos. Son sustancias que, además de estar prohibidas, producen daños a medio o largo plazo. Daños como alteraciones en el organismo, tales como los aumentos de hormonas masculinas o femeninas, lesiones de hígado, ictericia (piel amarilla), crecimiento de órganos como el corazón, etc. Particularmente en hombres, podrían originarse síntomas como el encogimiento de los testículos, baja producción de espermatozoides, infertilidad, calvicie, desarrollo de los senos y mayor riesgo de cáncer de la próstata. Entre mujeres, los casos perjudiciales residirían en crecimiento del vello facial, calvicie, cambios o cese del ciclo menstrual, aumento en el tamaño del clítoris y engrosamiento de la voz.

Los doctores suelen aconsejar que las proteínas y todos los demás nutrientes provengan de los alimentos naturales. Para ello, también hay un gran abanico de posibilidades. El atún y todos los pescados, tanto azules como blancos, contienen unos altos valores nutricionales en proteínas. El inconveniente de enriquecer de prótidos al organismo procedentes de alimentos, es bien sencillo. Todos ellos contienen más nutrientes que las proteínas, por ejemplo, grasas. Dependiendo de los lípidos que posean los alimentos, algunas comidas pueden ser perjudiciales. Es decir, si un alimento contiene un alto valor proteico pero, a su vez, aporta gran cantidad de grasas saturadas, será más conveniente buscar otras alternativas como los suplementos nutricionales (los que aportan puramente proteínas) o encontrar otros alimentos.

Las pechugas de pollo y de pavo no deben faltar en las dietas de los deportistas y de gimnastas. La pechuga es la parte del animal que menos grasa contiene. A la plancha o asada será lo más recomendable y sano, sobre todo, para evitar que no se cocine frita con pan rallado, que absorberá mayor cantidad de aceite y contendrá más grasa.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *